domingo, 2 de octubre de 2011

APRENDIENDO A SER LIBRES

“Estás fuera de la prisión, fuera de la jaula. Puedes abrir las alas, y todo el cielo es tuyo. Todas las estrellas y la luna y el sol te pertenecen.

Puedes desaparecer en el azul infinito…

Simplemente deja de aferrarte a la jaula, sal de ella, y todo el firmamento es tuyo. Despliega las alas y vuela por el firmamento como un águila. En el firmamento interior, en el mundo interior, la libertad es el valor más elevado. Todo lo demás es secundario, incluso la bendición, el éxtasis.

Hay miles de flores, son incontables, pero todas ellas se hacen posibles en un clima de libertad”.

Osho




En estos días a partir de las personas que atiendo, estuve reflexionando acerca de qué nos motiva a efectuar verdaderos cambios en nuestra vida. Y en parte la respuesta me llegó a través de una de ellas que atravesó su vida por todo tipo de terapias sin lograr transformaciones internas (aparejando ello un gran costo a nivel emocional y material) y recién ahora en su edad madura estaba comenzando a crecer.

Ella me dijo que el deseo profundo y auténtico de cambiar era la que la estaba motorizando a ello. Que no era fácil empezar a verse, pero que era la única manera posible para salir de los viejos condicionamientos que la habían mantenido presa del sufrimiento.

Y lo segundo importante que había comprendido es que es el “amor”, el convertirse en un observador, el no juzgar eran las grandes llaves que producen la sanación en nuestras vidas.

A esta respuesta espontánea de esta personita, se sumó lo que me dijo otra mujer que concurre al taller de mujeres: “me doy cuenta que condiciono mi libertad… tengo que aprender a elegir, saber priorizar”.

Muchas veces derrochamos toda una vida, porque creemos que somos libres pero en realidad lo que hemos creado es una prisión, hemos creado una ilusión de lo que es la libertad pero en realidad estamos sobrevolando dentro de una jaula. Es la jaula de lo conocido, de los viejos patrones, que nos sigue trayendo sufrimiento; pero aún así no vemos la puerta que nos sacaría de allí.

Seguimos prefiriendo lo conocido, que aventurarnos a volar…porque tenemos miedo, miedo de ser felices, de sentirnos merecedores, miedo en definitiva de vivir plenamente.

Pero tarde o temprano no nos queda más remedio que enfrentarnos a nuestro mundo emocional, mirar cara a cara nuestros miedos… ¿será ahora o lo seguirás postergando?

Las nuevas energías que están llegando al planeta nos incitan a cambiar y sólo nos queda tomar la decisión de sumarnos a dichos cambios.

TE INVITO A ACOMPAÑARTE A SALIR DE TU JAULA, ESA QUE CREASTE A TRAVÉS DE TUS CREENCIAS QUE TAN SÓLO TE LIMITAN A ELLA.

TE INVITO PARA QUE A TRAVÉS DE UN PROCESO INTERIOR DEJES VOLAR LIBRE A TU ALMA.

CON AMOR. Lic. Fabiana Paula Pedreira

Photobucket

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada